Ahorro y eficiencia en los hogares domóticos

El consumo energético y de agua en nuestros domicilios es uno de los mayores desembolsos a los que nos enfrentamos todos los días. Según diferentes análisis, el consumo medio de electricidad por casa es de unos 3.500 kWh. Representa el 25% del área total del inmueble. Si añadimos el consumo de gas natural y agua, podemos demostrar que los costos que enfrentamos cada año son importantes. Sin embargo, debido a la aportación del sistema domótico, este coste se puede reducir, reduciendo así tus facturas, centrándonos en mejorar la eficiencia energética de nuestros hogares.

¿Qué proporciona la domótica a nuestro hogar?

La domótica es un conjunto de tecnologías que pueden mejorar la eficiencia energética de cualquier domicilio. Es decir, el ahorro energético mediante la domótica permite a nuestros hogares optimizar el consumo de aire acondicionado, electricidad o gas. Por lo tanto, se puede reducir el costo de los recibos mensuales.

En la actualidad, debido a la comodidad que brindan las aplicaciones móviles y los teléfonos inteligentes, el campo de la domótica se ha desarrollado, haciéndolo asequible y brindando opciones para todo tipo de hogares y todos los presupuestos. También brinda seguridad, conveniencia, comodidad, etc.

1. Calidad de vida: segura y cómoda

El sistema domótico es sinónimo de calidad de vida, porque nos aporta un extra de confort al controlar muchas cosas en nuestro hogar. Al ajustar la luz a la intensidad necesaria, como modificar el aire acondicionado o la calefacción, subir o bajar las persianas y parasoles, etc.

Además de incrementar la protección del hogar, de varias formas. Si lo combinamos con una alarma puede monitorizar la entrada de intrusos a la casa. Y haciendo más sólidas y certeras las instalaciones de gas, electricidad y agua, previniendo fugas o reduciendo daños. E incluso el control de los sistemas de extinción de incendios, si los hay en la vivienda.

2. Ahorro de energía y alta eficiencia

A medida que los costos de la energía continúan aumentando, la conservación de la energía se ha vuelto cada vez más importante. A pesar de la creciente conciencia de la gente, los hogares continúan consumiendo grandes cantidades de electricidad, diésel y gas natural. Debido al ahorro energético de la domótica, se puede ahorrar una pieza sin tener que renunciar al confort habitual.

La mayor ventaja de un sistema domótico es que puede monitorear el consumo de energía y administrar las entregas de manera eficiente, lo que ayuda a ahorrar energía. Para que se aprovechen siempre los recursos naturales como la luz y la radiación solar.

  • ¿Cómo puedes obtenerlo?

✓ Gestión de energía centralizada

Debido a la eficiencia energética de la domótica, la energía se utiliza cuando y donde se necesita. La interacción inteligente de diferentes equipos y dispositivos, así como el control de temporización que se adapta a las necesidades, permiten que el sistema domótico no solo proporciona un mayor confort y seguridad, sino que también ayude a ahorrar energía.

✓ Abra las ventanas y apague la calefacción

A través de los contactos de puertas y ventanas, el sistema domótico registra el momento en que se abre uno de ellos. Una vez transcurrido el tiempo establecido, la temperatura de calefacción de la habitación correspondiente disminuirá automáticamente.

Cuando las puertas y ventanas se vuelvan a cerrar, la calefacción se reanudará. De esta forma se evita el calentamiento innecesario y al mismo tiempo se asegura que la estancia esté siempre totalmente climatizada, consiguiendo mejoras de eficiencia energética a través de la domótica.

✓ Control de iluminación automático

Los detectores de presencia y movimiento garantizan que las luces se enciendan automáticamente cuando sea necesario. Si no se detecta movimiento dentro de un cierto período de tiempo, la luz se apagará automáticamente. Además, combinado con el sensor de luminosidad, la domótica tiene un mayor efecto de ahorro energético, lo que permite utilizar siempre solo la intensidad de luz que realmente se necesita.

✓ Adaptarse al control de temperatura requerido

Gracias a los sensores y actuadores de temperatura instalados en la válvula de aire acondicionado, permiten que el sistema detecte si la temperatura de abastecimiento es demasiado alta o demasiado baja. La temperatura se puede corregir automáticamente de acuerdo con la temperatura exterior promedio.

Esto asegura un uso óptimo del sistema de climatización durante todo el año y ayuda a mejorar la eficiencia energética con la domótica que evita costes innecesarios.

¿Por qué es esencial controlar el consumo en casa?

Mediante un sistema domótico, la referencia de consumo de luz, gas, agua u otros combustibles están siempre bajo control. Porque el sistema de domótica anota y ahorra constantemente datos de actividad y consumo de luz, agua, gas o diesel. De esta manera, podemos comprobar la eficiencia energética de la domótica a través de un gráfico claro. En él, puede analizar fácilmente la tendencia a lo largo del año.

Si existe una gran desviación del consumo medio, los semáforos de energía integrados en el sistema domótico detectarán rápidamente estas desviaciones. Esto le permite optimizar fácilmente la gestión energética y adecuarla a las necesidades particulares.

Deja un comentario